Visita nuestro nuevo sitio Arte y Crítica 2012

Suscribirse a RSS
RSS 2.0

Traducciones

Documenta 12: Lotty Rosenfeld y su milla de cruces.
Ensayos
escrito por Daniel Reyes León   
09 de marzo de 2008

ver puntos 1, 2 ,3 y 4: Documenta 12: Lo multicultural en corral ajeno.
ver punto 5: Documenta 12: Los temas

6. Lotty Rosenfeld y su milla de cruces borrada.

   Lo sucedido con los temas de documenta a nivel escrito con las revistas, sucedió también en la obra de Lotty Rosenfeld: me refiero al contraste entre el revisionismo y las propuestas.
Si bien la obra artística de Lotty Rosenfeld tiene una amplia trayectoria internacional y diversos aspectos relacionados con los vínculos entre arte y política, el hecho que haya presentado en documenta 12 la obra “Una milla de cruces sobre el pavimento” nos pone nuevamente en la línea que separa memoria de propuesta. Dos preguntas:
   ¿Porqué presentar una obra de 1979?
   ¿Cuál es la importancia que tiene el contexto en esta obra?

   Para responder estas preguntas se hace necesario aclarar que, en general, la línea curatorial que ha caracterizado documenta a lo largo de su historia, ha sido una línea en la que las propuestas priman por sobre la validación de los consagrados. En esta ocasión, y ya hablado exclusivamente del diseño artístico de la muestra, no hubo una excepción a esta tónica, presentándose obras que proponían relaciones entre el arte y los nuevos contextos de lo público, con líneas muy claras de investigación. Pero también se presentaron obras que apelaban a la revisión histórica de los imaginarios actuales, sobre todo en torno a los ejes relativos a la “Es la Modernidad nuestra antigüedad?” y a la “Nuda Vida” que se perfilaban como ejes más “estéticos” donde primaba la relación entre las obras por sobre su fecha de construcción. Es así como una alfombra del noroeste iraní de principios del siglo XIX dialogaba con “The Zoo Story” de Meter Friedl; o un óleo de Manet se encontraba en el recorrido para llegar a “Love Songs” de Mary Kelly.
   El principal objetivo del diseño curatorial se centró en la puesta en acción del diálogo propio de las obras, dejando de lado la organización histórica para priorizar un despliegue estético en el marco de documenta 12. Como señala Cristián Gomez Moya “La condición era tajante en lo que se refiere a las descontextualizaciones, la intención no era trasladar los contextos locales en que se producen las obras, al interior de los espacios expositivos de la propia Documenta. Este aspecto se consideraba decisivo, las obras no debían convivir de forma aislada y la penetración multisensorial era clave para la tesis de sus comisarios.”1
   ¿Por qué presentar una obra de 1979? Porque así se ajustaba una cuenta pendiente que tiene documenta para con la política reciente latinoamericana, un tema complejo que desbordaba los marcos de “La Nuda Vida” donde supuestamente debía entrar. ¿Cuál es la importancia del contexto en esta obra? Creo que es aquí donde hubo un gran fallo tanto de parte de los comisarios como de la artista y los encarados de llevar esta intervención a documenta: Si la línea curatorial era claramente descontextualizadora de las obras ¿por qué destruir el vínculo político territorial de “Una milla de cruces en el pavimento”? Lo que sucedió realmente no extraña, la obra fue retirada por las autoridades de aseo de la ciudad debido a que el nuevo contexto no soportaba el traspaso político del gesto, básicamente porque ese traspaso político forma parte de una historia de otro tiempo y lugar. Qué les va a interesar a los ciudadanos de Kassel la significación de esta obra? De Santiago en 1979 a Kassel 2007 hay una gran distancia: se cayó el muro de Berlín, se acabó la dictadura, se cayeron las torres gemelas y se han hecho seis documentas. Lotty Rosenfeld se perdió en la traducción, y su acción, en su intento de arrebatarle tiempo a la historia, terminó como un documento. De la intención original de realizar la intervención en las calles de Kassel, se acabó por ubicar un vídeo de la primera intervención dentro del museo Fridericianum. Como documento y registro, la deuda ya estaba saldada, pero como propuesta de intervención –es decir, no como diálogo estético entre diversas obras en el contexto documenta, sino como lanzadera sobre la investigación artística contenida en la obra- las cruces sobre el pavimento no eran ni reaccionarias ni urbanas, y no contenían ningún elemento singular que la adscribiese al modelo curatorial programado, así como tampoco a la noción de activismo artístico o social que se desarrolla en centro Europa.
   La situación en la cual la intervención en las calles de Kassel fue retirada es bastante confusa, generó amplias polémicas dentro de la organización y repercutió en los medios. Pero más allá de eso, la intervención en sí, no tenía ninguna relación con el contexto. Es más, de haberse realizado en condiciones normales, su significación se habría diluido en la ornamentación urbana de una ciudad extremadamente organizada. A lo que voy es que esa obra es una obra que pertenece al imaginario de un determinado contexto y es éste el que le permite hilar el discurso al cual pertenece, pero en Kassel, en la documenta 12, el contexto se encontraba impermeabilizado ante los despliegues de localismo. Si bien “Una milla de cruces sobre el pavimento” es una obra clave dentro de las producciones durante la dictadura chilena, su validación en el contexto documenta no pasaba por la reiteración del gesto, sino por una asimilación de “las aguas bajo el puente”… de una traducción que permitiese ver su relevancia como obra de arte en el contexto internacional. Aquí hubo una grave falta de previsión por parte de la artista y de los curadores, pero fue aun peor ver que el apoyo necesario para solucionar un problema no previsto en sus cauces ontológicos, se desperdigaba entre el orgullo artístico herido y la condescendencia organizativa.
   La obra en sí, potente para quienes la hemos conocido, se reducía simbólicamente. Y de establecer un diálogo estético para con otras intervenciones sobre la ciudad, nada. Más bien se limitó a poner en juego los discursos sobre la polémica y las estrategias de evasión.

7. Del recurso de la polémica a la institución sensacionalista y sus detractores igualmente institucionales.

   La polémica siempre pone en el tapete las condiciones preexistentes de un determinado espacio de acción, lo pone en evidencia y lo cuestiona desde un accionar determinado. Las cruces borradas de Rosenfeld abrieron una polémica que fue cuidadosamente manejada, pero que dejó entrever tanto los intereses buscados por la institución sensacionalista en las muestras de arte internacional, como los intereses programados por quienes dirigen dichas muestras. Por lo que me quedó entendido de una pequeña conversación posterior con Lotty Rosenfeld, la intervención no estaba autorizada, pero si estaba avisada. Es decir, todos sabían que se iba a realizar y todos sabían que no se debía realizar. Todos menos los servicios de limpieza de Kassel. En esta descoordinación hay responsabilidades que no son el objeto de este texto, pero que si implican las condiciones de compromiso de parte de los lugares que acogen muestras internacionales y su vínculo para con la instancia –en este caso- documenta. Finalmente la prensa hizo de “empresa de la limpieza documenta” de la empresa de limpieza de la ciudad, elevando la descoordinación entre intervención y contexto al plano de la siempre crítica censura. Esta jugada permitió que el contenido de la obra fuera conocido, pero esclareció que la prensa le importaba poco el contenido y tuvo como consecuencia que los coordinadores de documenta acusaran a Rosenfeld de ser una alborotadora. Acusación solo existente si se está a la altura de los contenidos buscados por una prensa que, respaldando a la artista, buscaba potenciar la polémica como gancho mediático hacia si mismos.
Pero el juego era otro, las acusaciones de censura y la de alborotadora nunca fueron respondidas, y la obra finalmente compartió un espacio audiovisual en el museo Fridericianum. Eso si, la original, la de 1979, tan fuera de contexto como la potencial intervención en Kassel.

   En alguna otra publicación he leído que el material con que estaba construida la intervención era “débil” y “no permanecía”, ante lo cual solo cabe señalar que, si algo tiene esta intervención, es justamente no apoyar las condiciones de un arte imperecedero. Y esta toma de posición frente a la conservación se basa en que sus materiales desaparecen sin entrar a la sobre valoración fetiche de la materia que compone la obra.
   Mientras en los medios se insinuó la ruptura de la vida privada a través de reallity shows y chats, en el arte se modifica la relación entre artista y espectador. De la misma manera, la ciudad, consciente ahora de lo rentable que son sus recursos culturales para el turismo, modifica su relación del espacio público y el privado. En el caso de “Una milla de cruces sobre el pavimento” podemos ver las diferencias radicales que existen en la configuración de los espacios públicos y su flexibilidad a la hora de prestarse como soporte para la importación de una obra. Espacio público que absorbe las funciones de una obra que, hoy en día, no puede decirse que sea una obra de arte público, relegandola al ámbito de lo sacramente privado. Tanto la noción de arte público como la de espacio público han cambiado en los casi treinta años que ha vivido la obra, solo que, hasta ahora, parece que ninguno de los personajes se había percatado.


1 Gomez Moya, Cristián. http://www.critica.cl/html/gomez_moya_01.html 3 de febrero.

Comentarios
RSS
david maulen   |200.9.201.xxx |2008-04-09 16:06:23
siempre he pensado que ese trabajo es tan bueno que ni la misma lotty se dio cuenta en realidad lo que hacia, sobre revisionismos puedo mencionar el trabajo de victor hugo nuñez (no victor hugo bravo, ni guillermo nuñez), frente a la universidad de chile, contemporaneo al chorizo de papel de langlois, en el mnba de entonces, ese otro nuñez hizo una linea que cruzaba la alameda de santiago, lo que no pudo hacer altamirano 10 años despues en la calle providencia, nuñez hace su linea frente a la puerta, de la casa central de la universidad que entonces era la universidad de chile.

la lotty, aunque suene comico, solo "sigue la linea"

saludos

david maulen
Daniel Reyes León     |81.202.47.xxx |2008-04-16 04:41:54
Estoy completamente de acuerdo. También creo que es un trabajo de difícil traducción temporal y contextual. Tiene mucho del site specific (de contexto político), antes de que se inventara ese término, sin embargo, en documenta 12 parece que se utilizó como una herramienta de diálogo basada en su textualidad, más que por su valor gestual. Digamos que primaron las historias por sobre su accionar, ya que "una milla..." es un trabajo que hoy en día no se puede leer como hace treinta años; tus referencias a VH Nuñez y a Langlois lo confirman, porque personalmente encuentro que ésas son obras que se basan en otras coyunturas no necesariamente político cívicas de la ciudad.

saludos
María Inés Colombo Díaz   |200.3.127.xxx |2008-04-23 14:41:31
Los muertos y desaparecidos de América Latina son una realidad para los latinoamericanos. No olvidar es parte del lenguaje del arte. y los materiales perecederos y la puja entre público y privado, entre municipio y curadores, es de lo natural en estas cosas. El lenguaje de las cruces no es nuevo en las calles de Argentina. En fin, qué hay de nuevo, aparte de los muertos?
Daniel Reyes León     |81.202.47.xxx |2008-04-24 07:47:51
El acto de "borrar" de los servicios de higiene de la ciudad de kassel, se ubica entre la carga de realidad de la obra (la artista, su discurso su experiencia) y la deslocalización planificada de los comisarios. Yo creo que todos los muertos de Latinoamerica son una realidad, más aun los muertos por razones políticas, pero ¿como tu vas y se lo dices a alguien que no conoce los engranajes culturales y políticos donde esos asesinatos sucedieron? y más aun ¿como le cuentas eso y la profundidad de un trabajo como el de L. Rosenfeld a alguien que no vivió esa experiencia y que ha heredado esa historia? Estas dos preguntas son un ejercicio gordo que creo indispensable se haga desde la cultura y la política, porque se corre el riesgo de que ese gran "nunca más!" gritado por la gran mayoría, se transforme en un "puede ser... ah?". En cuanto a la obra de esta artista en Kassel, creo que cometió un grave error estratégico en su traducción temporal y espacial.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.25 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."