Visita nuestro nuevo sitio Arte y Crítica 2012

Suscribirse a RSS
RSS 2.0

Traducciones

Un triste tigre: Una conversación con Rodrigo Lobos
escrito por Alejandra Prieto   
20 de julio de 2008
Image

Cuando pensé en escribir sobre la muestra “Un Triste Tigre de Rodrigo Lobos, me acordé de muchas conversaciones que hemos tenido sobre diferentes temas, pero en especial las que tienen que ver con los modos de producir obra en el contexto de las artes visuales.

Estos diálogos han sido personalmente muy productivos, por lo que nos volvimos a reunir para conversar sobre el contexto, la producción y la imagen final de la muestra “Un triste tigre” que exhibió en la Galería Concreta del Centro Cultural Matucana 100.

¿Por qué te interesó el espacio de la galería Concreta para hacer un trabajo?

Era una oportunidad, porque se habían abierto las convocatorias del espacio, y justo yo estaba pensando en un proyecto que tenía que ver con un interés por el cine de Raúl Ruiz, en particular esa película (Tres tristes tigres) y más específicamente esa escena que para mí condensaba ciertos intereses que veo en el cine de Ruiz relacionados con una especie de inefectividad o de buscar caminos laterales para conducir la narración. En relación a la película, me hacía mucho sentido el espacio donde está la galería Concreta; Estación central, la calle Matucana y toda esta estrategia de renovación urbana que se ha producido con la biblioteca de Santiago, Matucana Cien, la sede del Museo de Arte Contemporáneo en el parque Quinta Normal, y en general distintos hitos arquitectónicos que supongo pretenden una especie de recuperación de barrio. Inicialmente el proyecto de “Un triste tigre” parte de la constatación de que existe un espacio donde uno puede postular para hacer una obra y que dentro de ese espacio existe la posibilidad de hacer relaciones que no estén solamente enfocadas en las formalidades del espacio arquitectónico, (que en este caso influyó mucho esa característica de la galería de tener esa especie de terraza donde uno puede mirar la obra desde arriba) sino también en el contexto y el emplazamiento urbano.

Image

¿De qué forma la manera no-lineal de narrar de Raúl Ruiz esta presente en tu trabajo.?

Tengo clarísimo que no soy un experto del cine de Ruiz ni nada de eso. A pesar que me gusta mucho y he visto varias películas de él, mi relación es bastante más subjetiva. Ruiz tiene una forma de narrar donde toma una historia, enuncia un camino, abandona la historia principal; se va por otro, abandona la segunda…es la noción de digresión la que me llama mucho la atención dentro de la narración. Esta se repite en la manera que hablan sus personajes, generando diálogos inconexos y no porque no tengan ningún sentido, si no por los distintos estatus del habla; habla popular en relación a datos muy doctos, datos completamente subjetivos, inserciones de humor, de doble sentido. Hay una especie de “cosmología” de los personajes en el que no todos estarían destinados a cumplir una misión, si no que cada uno en algún momento generaría un roce o tendría una relación de contigüidad dentro de la misma narración. Para mí esa estructura que evita la línea recta me hace mucho sentido dentro de mis preocupaciones respecto del arte contemporáneo; cuáles son las realidades, la posibilidad efectiva de plantearse frente a un tema y desarrollarlo de una manera tan acotada que generaría en ultima instancia una representación para quien ve una pieza de arte, es algo que da vuelta mi cabeza constantemente. En términos prácticos tomé esta idea de acotación y la mezclé con los intereses que tenía en cuanto a cómo podía generar espacios o experiencias artísticas en los cuales no utilizara ni un mecanismo constructivo en que las cosas se pegaran o modificaran para forzar un encaje. Mi idea era lograr que los materiales y sus posibilidades, se mantuvieran reconocibles cómo usualmente se presentan. Por ejemplo, tenía la idea de trabajar con botellas de alcohol porque son mayoritariamente de vidrio y este material tiene la característica que frente a un estimulo lumínico cambia la luz sin manipularla. Si lo que me interesaba en Ruiz era una especie de construcción de sentido a partir de contigüidades e historias a partir del uso de la palabra, yo quería ver qué pasaba con estas estructuras desplazándolas a una construcción material. Los objetos funcionando como palabras o frases y cómo éstos expanden sus sentidos al juntarse con otros y conformar un sentido mayor.

El conjunto de las cosas no buscaba generar un hito de representación, no buscaba generar necesariamente una reflexión sobre las cosas, como sería una estructura artística donde el espectador se pudiera identificar, una noción de espejos en su acercamiento. En el caso de las botellas y la estructura que se formaría con ellas (su geometría) no tratarían de desdoblar una realidad, si no que intervendrían dentro de una realidad fenoménica como con el asunto de la filtración de la luz. No serian una figura metafórica sino que son contingentes…son botellas que se pueden encontrar en cualquier lado.

Y esa “parquedad” frente el espectador, en el sentido de no querer representar nada, ¿cómo se relaciona con hecho de que era éste el que activaba las luces?

Eso yo lo relacionaba de la siguiente manera: cuando uno experimenta las cosas habría una cualidad de “verdad”, porque lo vive, es una experiencia sensible…a veces en ciertas estructuras, generalmente políticas, que se plantean como una performatividad que tiene que ver con el espectáculo, se genera un ordenamiento sensitivo en quien experimenta el fenómeno que parece estar participando del evento, pero en el momento que se presenta tan evidente o tan espectacular, se borronea la cualidad ideológica que estaría detrás de la construcción de ese evento. Cuando las cosas se plantean como lo que uno ve o experimenta, se da por entendido que uno sale de esa experiencia con algo positivo, que entiende algo. Esto es en parte verdad pero por otro lado borra una cadena de operaciones de control que existen detrás de la producción del evento. Me interesaba que dentro de la instalación sea evidente que habían ideas y manipulaciones por detrás, pero que el espectador no tiene la opción de controlarlas…es mas bien un evento que se despliega ante él, pero sin su autorización, ya que existe todo un soporte anterior que la construye y en el que él, es solamente un activador que se despliega simplemente porque esta ahí. Traté de ser literal en mostrar la construcción; las botellas son botellas, las mesas mesas, las sillas, sillas, y su manipulación es casi nula…el material no estaría opaco.

Image

Por un lado quieres dejar lo más literal posible el material, pero por el otro los dispones a partir de una figura fractal ¿no crees que le estas poniendo una gran mochila?

Si yo insertara estos materiales y los tratara simplemente como ready mades sería una posición bastante ingenua, ya que sabemos que existe toda una carga institucional, ya que estar en Matucana, en una galería de arte, establece un marco. Por mas que no modifique los materiales, éstos ya se codifican como una muestra de arte. Una manera de dejar bastante clara esta idea, es crear un sistema de ordenamiento en que estas cosas no están simplemente ahí porque las había trasladado desde afuera a la galería convirtiéndolas en arte…El asunto de tratar de ordenarme dentro de un gráfico fractal me permitía entrar en toda una reflexión en torno a la geometría, del espacio arquitectónico mismo, por ejemplo. O de ciertas nociones de objetividad dentro de la simetría del espacio sobreponiéndole otra capa de geometría.

En conversaciones que hemos tenido antes, te he preguntado como enfrentas el hecho de ser un artista que hable de estas teorías tan complejas como son los fractales…cual es el pudor que uno maneja en hablar de teorías tan grandes... por una cosa de tiempo, de otras disciplinas…es difícil…

Tengo claro que son sistemas tan complejos que me sobrepasan porque no soy matemático y mis relaciones con las estructuras geométricas es totalmente amateur. Yo creo que hay 2 tipos de relaciones…una es la relación del experto que controla cada uno de las coordenadas y que sabe como se usan cada una de éstas. Y lo otro ya es la amateur, que por una cosa de gusto uno se siente cautivado por ciertas soluciones que uno puede entenderlas muy poco o en un nivel muy básico, pero creo que en ese grado de subjetividad, de relacionarte con esos mega temas y tratarlos con una noción de humildad, en el sentido que pudiera llegar un entendido en fractales y viera la exposición y dijera “pero si esto no tiene nada que ver con los fractales” …pero al estar hablando desde mi campo tampoco significa que estoy aislado en él. Yo tengo otros intereses que están en otros lados que no tendrían nada que ver con las artes visuales, pero sin embargo hay cosas que no entiendo completamente, pero que sí creo que contienen conceptos que desde el espacio visual permiten superponer temas en relación a ellos, utilizarlos como figuras simbólicas de cierta manera. Entonces sí, está la noción del gran tema, pero siempre lo veo como una solución de ordenamiento, como una solución composicional que tampoco es pensarlo como algo arbitrario o estético, si no que es una posibilidad de distribución que tiene ciertas cargas o se relaciona con ciertas cosas, y estas cosas que ya estarían contenidas en su lógica interna permitirían apoyar o insistir en intereses ya implícitos en la producción del proyecto, como son estructuras que se repiten constantemente, que son predecibles en el espacio temporalmente.

¿Cuál es la relación en tu trabajo con el hecho de que las botellas fueran recolectadas de diferentes partes, donde había etiquetas pitucas de Jhonnie Walker Etiqueta Verde y otras más o menos como el del vodka Boris Yelstin ?

El problema inicial era cómo me conseguía la cantidad de botellas que necesitaba..que eran muchas. El proceso de producción de la obra, cercano a los 6 meses, me permitió un sistema familiar, con amigos, tíos etc, por lo que me llegaban botellas, o sea yo no tenía mayor control de que botellas me llegaban solo pedí que me las juntaran. En la petición habían requerimientos eso sí, que fueran de vidrio y que el contenido haya sido alcohol. Una vez que las tuve vi que bastantes se repetían y otras eran más exclusivas.

Entonces cuando recolecté más botellas que las que necesitaba, las más caras me permitían sacar esa estigmatización de que el alcohol sería el “flagelo” de la pobreza. Me interesaba que las botellas cruzaran los diferentes estratos sociales. Creo que en esta amplitud de etiquetas el fenómeno se homogeneiza en uno más general que es el del producto alcohol. Lo que éste produce es un sobrepaso de los sentidos, un potenciador para generar la ineficacia o el borramiento de los canales objetivos que uno como ser social estaría destinado a cumplir…esa relación me parece muy interesante y mas aún que para llegar a ese estado sensible, el catalizador de esto es un producto. Entonces esta cualidad tan subjetiva estaría dada por algo objetivo como es un producto, que estaría ligado a la estructura total, orden y desorden. Entonces las estructuras expresionistas en cierta manera no es que estarían vetadas, como que uno no puede salirse del mundo no más.

Pero a la vez eso también esta controlado..por ejemplo en el 18 de septiembre en Chile existe chipe libre para curarse..hay un marco.

Claro, es como que hay una permisividad dentro de estos marcos como el carnaval, como dentro de ciertas fechas se ordenan en una fecha en que todos nos volvemos seres inefectivos. Pero existe legitimidad para emborracharte en esa fecha, no siempre, porque si no eres un borracho y si eres un borracho eres un lastre. Se puede desplazar esa misma figura con la del artista; acá en chile a muchos les ha pasado que te dicen “ah pero si tú eres artista” como un tipo extraño, medio raro, que se preocupa por cosas que no debería preocuparse, que le busca la quinta pata al gato, y eso es un sistema de protección, de cerrarse antes de entrar en cualquier diálogo, te encapsulan antes y te definen, y en esa definición hay un control.

Por eso esa necesidad de clasificar. La indefinición es el peligro…

Es que molesta mucho la indefinición… también como artista te exigen de que gran parte de tu obra esté controlada. Cuando empecé a hacer el proyecto tenía muy poco de la obra controlada era mas bien propositiva que explícitamente condensada …de hecho cuando mandé el proyecto tenía muy poca fe en que iba a quedar…me sentía inseguro de no poder decir esto es a+b es igual a c. Tenía la idea, la imagen, que quedó bastante similar a lo que pensaba pero no tenía claro como se relacionaban las cosas. Después con el proceso de estudio, en la preparación del proyecto, en ver los materiales, ajusté las cosas, pero ese proceso de empezar con algo bastante ambiguo..que es opaco, que no deja ver con claridad su esqueleto, para mí eso tiene que ver con el arte contemporáneo. Generarme un dispositivo visual de enfrentamiento al mundo.

Todas estas opciones de configuración de obra dentro del arte chileno contemporáneo… ¿hay una noción de contexto de diferenciación o de critica?

Hay una opción en el sentido de que hay ciertas cosas que no me interesan que tienen que ver con una estetización ingenua. Existen ciertas estrategias que están determinadas por la historia del arte, las cosas no vienen de la nada..uno tienen que tener conciencia del lenguaje dentro del que uno está, hay una cualidad que tiene que ver con la estetización de las formas que vienen de la materia que estaría dispuesta para su transformación que a mi no me hace sentido. Considerar algo como materia prima no lo logro concebir..nada es virgen..hasta el barro..están relacionados con eventos culturales amplios. El arte genera visualidades complejas o menos complejas..yo quería hacer explícito que había una idea que los ordenaba pero no quería entrar en una modificación de los materiales o de las materias, no estoy interesado en producir una especie de alquimia…para mí seria raro que alguien viera las botellas y encontrara que en su individualidad tienen un valor..si alguien me dijera “fírmeme la botella”, lo encontraría un demente.

Pero si alguien te ofrece comprar toda la instalación..seria algo parecido..

Tengo la confianza de que en chile no pasan esas cosas.

Pero ¿qué pasa si llega un espectador que dice “que bonito como se ven los reflejos de las botellas"?

Es una posibilidad...

Pero ¿entenderías eso como un fracaso?

No, no creo que esté en juego el fracaso en el sentido de la recepción de la obra. Alguien se puede ver entusiasmado por el destello visual que se genera y está bien, pero para mí es importante también -que no sé si se logra ver en la obra- que la idea de que alguien esté generando el espectáculo visual sea evidente, no es como que estuviera ahí, frente a un espectáculo natural donde no se logra reconocer de dónde viene esa noción espectacular que nos sobrepasa, que nos cautiva.. yo creo que una obra de arte siempre debería ser bastante evidente de que esto proviene de alguien.

Image

Y frente al comentario del espectador o de los mismos artistas “oye esto es muy hermético”… para mi leer el texto me exigió una concentración especial, siendo que uno pertenece al contexto de los “entendidos”…

Yo soy enredado..no solo en el arte, me cuesta lograr posicionarme en un espacio claro porque cada vez que encuentro un punto seguro donde decir “ya, esto es lo que hago o esto es lo que me interesa” inmediatamente viene toda una contraparte que me dice, “sí, pero existen todas estas otras opciones que desbaratan tu punto. Es como un asunto de estrategia. Puedo encontrar una que es para ese momento y no me sirve para otro…entonces quizás la complejidad, a pesar de que yo quiero que sea muy poco complejo a nivel de la literalidad de los objetos, creo que está, en tratar de abrir información hacia atrás de las cosas con las que estoy conformando una instalación. Estas cosas están muy cargadas y leer las cargas y las relaciones entre ellas presentes en cada una de sus elementos generan una especie de discurso. Parece que es muy complejo hacer ese camino, comenzar a desgranar… como la típica noción de buscarle las 5 patas al gato..que yo no creo que sea la quinta pata si no que las cosas están ahí, y aunque uno se relacione con ellas de forma súper cotidiana no significa que no tengan carga. Estamos de acuerdo en que existe tal grado de producción de imágenes de expansión imaginaria, en la que cada nueva expansión o dispositivo genera un nuevo mercado. Dentro de las posibilidades trato de suprimir esa cualidad de expansión y generar una contracción, tratando de desgranar lo que contendrían cada uno de los elementos.

Yo me imagino, que si es que en una estructura cognitiva tradicional uno toma un conjunto de estímulos, los mete por un embudo y saca algo concentrado, yo prefiero desgranar los estímulos y que no se genere un hilo que saldría del embudo sino que se genere una especie de cerco donde las cosas no se definen, o no terminen en un algo final, pero si que están dentro de algo… que no están en cualquier lado, completamente dispersas.

Un vídeo de la muestra que permite captar su funcionamiento
Comentarios
RSS
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.25 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."